martes, 3 de enero de 2012

La frase


en respuesta al arzobispo de San Salvador por la destrucción del mosaico que decoraba la Catedral de El Salvador

No hay comentarios.: