martes, 17 de febrero de 2009

La Selecta, un amor del bueno... (Pequeñas palabras)



William Alfaro, periodista
El Diario de Hoy

“comisionado”, ya lo sabemos, te equivocaste, pero no se equivocaron los miles de seguidores que llegaron a pesar de esos precios exorbitantes a entregar el corazón, a sufrir, a llorar de desesperanza, a llorar de orgullo, de felicidad.
Ellos no se equivocaron, le rindieron el mejor regalo de amor, una prueba de confianza, la compraron dólar sobre dólar, n ole llevaron rosas, pero pusieron al fuego vivo la garganta, gritando el nombre de un país, el nombre de una nación, de una tribu pintada de azul y blanco.
Buen pretexto es el nombre del amor, un amor mutuo que lo pagó el pundonor del hombre más sencillo, de ese que sacó garra que perdió el “10” hinchado de soberbia.
Todo El Salvador estuvo ahí, los que se quedaron en casa por falta de pisto, porque no les alcanzó la colcha, también le entregaron el corazón, pasaron de la desazón a la felicidad total, al endiosamiento de vestir “la Azul”, pirateada, choteada, “cholera”, pero azul.
La Selecta es amor del bueno cuando juega así, cuando se entrega y respira sobre el mismo césped que pisaron los grandes del fútbol nacional, tan sufrido y vapuleado.
No existe más Real, Barça, Calcio, Premier, que rompa esa relación de generaciones, inequívoca...
Pero no te equivoques más, trátala bien, a ella y a quienes la quieren. Deja que su cariño se desborde la próxima velada, a la que irá a por tres, sin más miedo y sobrada de apoyo después de semejante muestra de pasión.
Entrega es lo que resta. Hay que hinchar la sangre dentro y fuera de la cancha, “seamos realistas, pidamos lo imposible”, como dijo Voltaire, y soñemos, soñemos que estos chicos humildes correrán bajo las luces de los grandes estadios de Sudáfrica.

2 comentarios:

Alex dijo...

A la selecta hay que invitarla a Fogo de Chao y pagarle una tarde en un SPA de calidad.

Dianita dijo...

:)
Al fin!!!
Me voy a poder ir a meter a ver a los bichos jugar!!!
a a a a
:S