sábado, 17 de febrero de 2007

Polvo serán, mas polvo enamorado...


Amor constante más allá de la muerte

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora a su afán ansioso lisonjera;

Mas no, de esotra parte, en la ribera,
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
Venas que humor a tanto fuego han dado,
Medulas que han gloriosamente ardido:

Su cuerpo dejará no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

Francisco de Quevedo (1580-1645)

5 comentarios:

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

¡Ése es soneto, no pedazos, carajo!
Tengo semanas que no me puedo quitar de la cabeza el primer terceto. ¡Es una maravilla!

Walo dijo...

Don Francisco Gómez de Quevedo y Santibáñez Villegas nos dio grandes lecciones de amor, humor y erotismo.
“Amor constante más allá de la muerte” es una joya, es “un soneto” bárbaro como lo afirma Rafa.

Kuref_Bru dijo...

Ni idea de como llegue a estos lados. Pero al ver ese poema, es decir el soneto, recorde que estaba buscando sin querer aquellas palabras.
Un soneto que aún se mantiene.

^^ un saludo.

Ricardo dijo...

Pucha, hace como una semana estabamos con unos alumnos recitando ese poema. Es sensacional.

Anónimo dijo...

es genial 1 el dia de su muerte lo visible se desvanese del alma los hombres son mortales y las horas estan contadas
2 la confomidad se trasforma en reveldia el agua y fuego la lucha constante 3 EL ALMA Y EL CUERPO UN DIOS que dios EROS OHHHHHHHHHHHHH 4 afirmacion de que el alma prendida por el deseo a otro cuerpo