viernes, 8 de mayo de 2009

Censura en el nombre de la APES (Asociación de periodistas de El Salvador), y verdadero significado de la palabra "apestar"...

Censura en el nombre de la APES (Asociación de periodistas de El Salvador)

Cuando llegué, a inicio de junio de 2002, a la redacción de EDH, después de unos talleres que organizó Rafael Menjívar Ochoa, y en el cual participó Lafitte Fernández, entonces jefe de redacción de este medio, no pensé que siete años después estaría tan comprometido con la libertad de expresión. Una situación difícil en este país.
Anécdotas hay miles y variadas, considerando los departamentos en los que he trabajado.
Pero esta última situación me tiene terriblemente defraudado, ya que proviene de un sector que trabaja en los medios de comunicación y que están agremiados, supuestamente, para defender la libertad de expresión y velar por los derechos de los comunicadores.
Unos meses atrás, EDH Deportes convocó para participar en el torneo de fútbol de medios de comunicación organizado por la APES (Asociación de periodistas de El Salvador).
Se logró armar un equipito que resultó ser un equipón y que ha estado peleando en la punta de la tabla, quizá, terminando con la fiesta que se tenían los equipos en ediciones anteriores.
Además, un compañero creó un blog para conocer, con lujo de detalles, el acontecer de los Pericos Asesinos. Dicho espacio ha servido para publicar la programación, los resultados y la ubicación del plantel en la tabla, y para romper con el stress, generando un intercambio de ideas entre los compañeros de EDH y alguno que otro "anónimo" que se ha colado ocasionalmente.
En el blog, el jueves 30 de abril de 2009, escribí un post titulado Este torneo apesta, y en el cual hago una crítica "deportiva" a quienes organizan el torneo, es decir, un pequeño grupo de periodistas agremiados en APES, por la programación que en las últimas fechas dificultó a los nuestros.
La nota no fue del agrado de ellos, y según el compañero que estuvo en la reunión del martes 5, adujeron que había manchado el nombre de APES y, por ello, me expulsaron del torneo de fútbol.
Entiendo que no es la postura de la APES, pero sí de un pequeño grupo de socios, quienes agregaron que en signo de protesta, llegué al partido del domingo anterior con una mascarilla, de las cuales, la mitad del planeta está usando por la influenza H1N1, y que al final, le dije a uno de los jugadores del Canal 33, rival de turno, quien pertenece a la Junta Directiva de la APES, que para la próxima programara a las 2 de la mañana.
Además, le exigieron a nuestro presentante que retirara ese post del blog. Lo último más lamentable viniendo de un grupo de "periodistas".
Bueno, todo lo dicho es cierto. Escribí ese post y valoré un punto de vista personal, como tiene derecho toda persona de expresar lo que piensa. El día del partido llegué con una mascarilla, en señal de protesta, de la misma manera que pude haber llegado vestido de mujer o de payaso. El árbitro me dejó jugar, y en el informe arbitral no figura ninguna nota al respecto. Y sí, le dije al "míster", vocal de la APES, que programara a esa hora.
Con todo lo anterior, y basándose en temas extra deportivos, llegaron a la sabia "conclusión" que debían echarme del torneo, antes de que lo fuera a manchar, prohibiéndome así el derecho, como periodista, de poder jugar en un torneo en el que participa el medio para el cual trabajo. Otro signo, triste y lamentable fue que no me dieron la oportunidad de defenderme en la mesa.
Lo de la expulsión del torneo me importa poco, ya tenía 10 años de haber colgado los guantes y puedo volver a hacerlo, pero me preocupa la poca visión sobre la libertad de prensa de nuestro país, y más allá, la falta de criterio de muchos de nuestros colegas, quienes llevan a la mediocridad en un oficio tan hermoso como el periodismo.
Muchos compañeros me han dicho que este es el resultado de un capricho de niños de kínder, pero es importante denunciarlo porque en nombre de las instituciones o asociaciones se pueden pisotear los derechos de cualquier persona.
La decisión de este grupo de señores es vergonzoso, escandaloso y pone en peligro la divulgación de ideas y criterios, vengan de quién vengan y sean o no convenientes a nuestros intereses.

En fin, ahora más que nunca "apesta".
Mis compañeros de equipo han asegurado que apelaran dicha expulsión. No estoy de acuerdo, ya que considero que no hubo razón para la sanción ya que se excedió el plano deportivo y son ellos —organizadores del torneo—, quienes deberían de pedir disculpas por tal situación.
He considerado varias acciones sobre el tema. Algunas serán el resultado de qué respuesta toman después de la reunión semanal del próximo martes, y de momento busco equipo de fútbol.

BONUS PLUS

El verdadero significado de la palabra apestar:

Apestar*:

1. tr. Causar, comunicar la peste. U. t. c. prnl.

2. tr. Corromper, viciar.

3. tr. coloq. Fastidiar, causar hastío.

4. intr. Arrojar o comunicar mal olor. U. t. en sent. fig.

estar un lugar apestado de algo.

1. loc. verb. coloq. Haber allí gran abundancia de ello. La plaza está apestada de verduras.


*Real Academia Española © Todos los derechos reservados

3 comentarios:

Fabricio Estrada dijo...

Cuando se le da poder a un comunicador, lo fascio se le sale por los poros, igual que si se le da poder absoluto a un artista... así sucedió con Saca y así -por igual con Hitler...

Toda directiva es un organo de censura, no hay cabida para díscolos en el corral que llevan por cabeza, no les agradan...

Dales duro, Willian!!

Irene dijo...

1. Parece que todo fue una maniobra perfectamente orquestada para conseguir echarte de la liga. Caray! Debes ser un gran portero.
2. Si lo llego a saber no te dejo la mascarilla.

Lucía dijo...

La Apes debería denunciarse a sí misma en su informe sobre la libertad de prensa.
http://www.apes.org.sv/apes-admin/?p=533
Ánimo!Quizá este sea el inicio de una brillante carrera como técnico, no??