jueves, 3 de diciembre de 2009

Curitas para el alma, ¿dónde se ponen?

Maya no conoce a Mafalda más que por las caricaturas de los medios. Supongo que tendrán la misma edad —nueve años—, ésa en la cual surgen las preguntas más inquietantes, las que causan sorpresa, miedo y alegría.
Resulta que días atrás, Lilian M. me regaló una "curita para el alma".
La abrí y era un texto que aprendí de niño, Josué 1.9.
La llevé a casa y unos días después, Maya, mi hija, la encontró curioseando entre los libros y papeles, la leyó, y preguntó: ¿Dónde se pone?
Inmediatamente, Lucía recordó a Mafalda, quien hace algún tiempo, en otras palabras, nos preguntó lo mismo.

2 comentarios:

Mario dijo...

“¡Josué!” Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Josué 1.9 ... Amen
Sigo esforzándome día. Te felicito William, porque tus reflexiones siempre son reveladoras de las situaciones cotidianas, las cuales a menudo nos pasan desapercibidas, escondidas muchas veces por el trajín diario... dile a Maya que a su edad todavía puede guardar esa curita para cuando de verdad la necesite y entonces sabrá a dónde colocarla...

Saludos y abrazos

Crónicas de El Salvador dijo...

Estimado cibernauta:

Lo invitamos a visitar el periódico digital Crónicas de El Salvador en la siguiente dirección http://cronicasdeelsalvador.net/blog1/
asimismo lo invitamos a que nos mantenga informados de sus actividades artísticas y culturales, para poder darles una debida difusión.

Los Editores