miércoles, 13 de diciembre de 2006

Heriberto Montano y Miguel Barnet

Rolando Kattan (Honduras) lee. En la palestra los chilenos Javier Campos y Astrid Fugellie, el cubano Miguel Barnet y el salvadoreño Heriberto Montano
___________________________

Rafael Mendoza charlando con Miguel Barnet
___________________________


Heriberto Montano firma unos libros el día de la clausura del Tercer Encuentro Internacional de Poetas "El Turno del Ofendido", 26 de mayo en el Parque Cuscatlán
___________________________

Con Heriberto
___________________________

Un detalle con Miguel Barnet
___________________________

En mayo tuve la oportunidad de participar en el Encuentro Internacional de Poesía El Turno del Ofendido, en cual participó Heriberto Montano, quien sorprendió a propios y extraños con su poesía.
Recuerdo que casi al final del cónclave, el argentino Pablo Salomone me dijo que "una de las grandes experiencias que he tenido en este encuentro fue haber conocido la obra de Montano. Él fue el gran protagonista".
Al comentario de Salomone se sumó mi buen amigo, el hondureño Salvador Madrid, a quien vi hace una semana en Tegucigalpa en la presentación del libro de Néstor Ulloa -Los espejos de Carlos-, en Paradiso, y quien le envió un gran saludo a Heriberto y espera como todos, que se recupere pronto.
También escuché excelentes comentarios del cubano Miguel Barnet, quien el 11 de diciembre fue declarado ganador del Premio Juan Rulfo de cuento. Barnet ganó con “Fátima o el parque de la fraternidad'’ y pueden encontrar más información en Milenio.
El día de la inauguración del encuentro en San Salvador, Barnet recitó con Montano, tal y como lo demuestra una de la fotografías que tomé.
Ya para esos días, Heriberto presentaba los primeros problemas de salud, pero su espíritu se mostró inquebrantable, como sigue ahora.
En buenahora para Barnet y para Heriberto por su libro La Ciudad y la Neblina.

1 comentario:

Krisma dijo...

Hola! Bienvenido a este mundo de los blogs. Gracias por hacer un link para entrar a mi blog. Bien escondidito te tenías esta sorpresa. Fue agradable.

Un abrazo,

Krisma